Toda la información sobre mamografía y ecografía mamaria

Las revisiones mamarias son fundamentales para la prevención y la detección precoz del cáncer de mama. La mamografía y la ecografía mamaria, son dos de las pruebas fundamentales para su detección. A continuación, se explican las características fundamentales de cada una de ellas, así como, las diferencias existentes entre ambas.

que-es-mamografia

¿Qué es una mamografía?

La mamografía es una prueba diagnóstica que, habitualmente, se emplea para la detección del cáncer de mama. Se realiza mediante una dosis baja de rayos X, que permite observar con claridad el interior de la mama de la paciente.

¿Para qué se utiliza la mamografía?

Como se ha explicado, la finalidad principal de la mamografía es el diagnóstico precoz del cáncer de mama. Sin embargo, gracias a la radiación, permite detectar y diagnosticar lesiones mamarias hasta dos años antes de que sean visibles o palpables.

Es por eso, que a partir de cierta edad, se recomienda que las mujeres se sometan de forma periódica a una mamografía, en algunas comunidades autónomas, se realizan campañas de detección precoz del cáncer de mama, en las que las mujeres mayores de 50 años son sometidas a una mamografía anual. De esta forma, el cáncer de mama puede ser detectado en su estado inicial y tratado con mayor efectividad.

¿Cómo se realiza una mamografía?

Para la realización de una mamografía, la paciente tendrá que introducir la mama entre dos placas de metal. Ambas placas presionan la mama , con el objetivo de disminuir el grosor de la misma y, por tanto, de permitir una visualización mayor y más clara de los tejidos.

La mamografía se realiza de forma individual en cada mama. Se toman fotografías desde dos ángulos diferentes, que aportan imágenes de calidad que permiten detectar lesiones visibles y no visibles.

En función de la densidad de la mama de la paciente, la mamografía puede resultar un tanto molesta para la paciente. No obstante, la duración completa de la prueba no suele superar los quince minutos de duración.

que-es-ecografia-mamaria

¿Qué es una ecografía mamaria?

Al igual que la mamografía, una ecografía mamaria o de mama, es una prueba diagnóstica que, habitualmente, se utiliza como prueba complementaria en el diagnóstico del cáncer de mama. En este caso, se utiliza ultrasonido, que rebota en los tejidos mamarios proporcionando una imagen de la zona.

¿Para que se emplea una ecografía mamaria?

Como se ha dicho la ecografía mamaria suele emplearse como prueba complementaria, tras una mamografía, en el diagnóstico del cáncer de mama. Además, en casos de lesiones nodulares, calcificaciones o quistes, la ecografía mamaria permite conocer la composición de los bultos mamaria, es decir, si el interior es sólido o líquido.

En otros casos, la ecografía mamaria puede utilizarse como guía en el momento de realizar una biopsia. Tanto en los casos de aspiración con aguja fina, como en las biopsias con aguja gruesa, el ecógrafo permite localizar el lugar exacto para la toma de la muestra, así como, guiar al especialista.

¿Cómo se lleva a cabo una ecografía mamaria?

Para la realización de una ecografía mamaria, la paciente se tumbará en una camilla y se aplicará un gel en la zona mamaria, que permita mejor movilidad del transductor. El especialista irá moviendo el aparato a lo largo de las mamas, y tomará capturas de aquellas zonas que presenten anomalías o alteraciones.

La ecografía mamaria es una prueba completamente indolora para la paciente, que no suele superar los quince minutos de duración.

diferencias-ecografia-mamografia

Diferencias entre ecografía mamaria y mamografía

Como se ha podido observar, existen diferencias entre la mamografía y la ecografía de mama. En primer lugar, el método de obtención de las imágenes, ya que la mamografía emplea rayos X y la ecografía mamaria, ultrasonido.

La mamografía es una prueba principal y fundamental para la detección del cáncer de mama. Sin embargo, la ecografía mamaria, suele emplearse como prueba complementaria, en caso de haberse detectado anomalías o lesiones en la mamografía.

Autoexploración para la prevención del cáncer de mama

Tal como se ha explicado, ambas pruebas forman parte de la detección y diagnóstico del cáncer de mama. Sin embargo, existen pautas muy sencillas que pueden ayudar a detectar anomalías en la mama. En primer lugar, la observación de las mamas, en caso de inflamación, alteraciones en la zona del pezón o deformaciones, es recomendable acudir al ginecólogo.

En segundo lugar, la autoexploración mamaria periódica. Desde las axilas y mediante movimientos circulares, se deben explorar las mamas en su totalidad, con el objetivo de descartar la presencia de bultos o alteraciones.

Como se ha explicado a lo largo del post, es importante que las mujeres se sometan a revisiones rutinarias que controlen y diagnostiquen las patologías y enfermedades de las mamas. Además, es importante que los resultados sean interpretados por un profesional que pueda pautar el tratamiento más adecuado en cada caso.

Deja un comentario

ECOGRAFIA guia de preparacion